• Mantenga la calma, esto ayudará a “contagiarle” un poco de tranquilidad.
• Intente contener su (la propia) ansiedad y temor
• Respete su visión de las cosas
• Calle y escuche
• Demuestre interés sin profundizar en detalles
• No adelante juicios, interpretaciones, opiniones o comentarios
• Concéntrese en entender los hechos y en detectar y reconocer los sentimientos referidos a esos hechos. No los analice, sólo intente comprenderlos
• No hable de lo que le pasa a usted o a otras personas, concéntrese en él o ella
• No discuta con la persona y menos intente “sermonearlo”
• No tilde el suicidio de “tontería” o “estupidez”
• No lo lleve a tener que defender su postura, demuestre que le cree
• No lo atosigue o apure con preguntas, siga su ritmo y con calma
• No demuestre lástima o condescendencia
• No lo deje sólo
• No le sugiera tomar alcohol para “ahogar las penas”
• Recuerde que el potencial suicida necesita ser comprendido, debe lograr confiar en su interlocutor y no aumentar sus sentimientos de soledad
• No dé consejos pero, llegado el momento exprésele su compromiso a ayudarlo y acompañarlo y dígale con convicción que alguien especializado podría ayudarlo más. Infórmele de los servicios de crisis que tiene a su alcance y dígale que está dispuesto a acompañarlo si es que Ud. puede
• Recuerde que, en todo caso, la decisión de suicidarse no esta en sus manos sino en las de él
• No se haga, sienta o demuestre responsable de los actos de quien esta tentado por el suicidio
• Conéctese usted mismo con los servicios comunitarios de crisis o centros de ayuda para obtener orientación y llegado el caso, establezca la denuncia de riesgo
• No tema “no haber guardado el secreto”, Salvarle la vida es más importante que el hecho que pueda ofenderse con usted

 

                               

Como ayudar?

Además de las orientaciones que se pueden hallar en todo los documentos presentados hacemos especial énfasis en que Ud.

Recuerde considerar de modo diferente si….

• Se trata de un adulto
• Se trata de un adolescente
• Se trata de un niño (ver guía de apoyo y contención para niños afectados)
• Se trata de un adulto mayor

Si se trata de un adulto

Piense que en general la persona que ha tenido un suicidio cercano está experimentado sentimientos encontrados y puede ser que quiera hablar sobre el tema o mantenerse en silencio. Respete sus tiempos y comuníquele que ud. está dispuesto a hablar cuando quiera y pueda, no importa cuando sea.
Si ud. es alguien muy cercano o muy dispuesto solidariamente dígale que puede contar con ud. para hablar en cualquier horario o día de la semana. Las personas en crisis son muy sensibles a aquellos que se disponen a ayudarlos y este ofrecimiento seguramente les proporcionará una sensación muy fuerte de compañía, consuelo y contención. No es usual que las personas se ofrezcan a hablar con otras en ocasión de acontecimientos suicidas y su fortaleza le brindará un espacio de apoyo con el que éste no contaba.
Las personas en crisis no suelen pedir hablar constantemente de su angustia y preocupación pero si saber que tienen con quien hacerlo es de inmensa ayuda para calmar la ansiedad. Más adelante le confirmará cuanto le sirvió este apoyo.

Si se trata de un adolescente

Los adolescentes suelen necesitar de adultos contenedores frente a la situación de suicidio, pero no siempre los adultos que necesitan son sus padres o familiares directos, especialmente si el suicidio ha sido en la familia. Muchas veces sienten necesidad de recurrir a otros adultos cercanos: el médico, el psicólogo del colegio, algún docente que considere un referente, etc. pero usualmente se refugian en el grupo de pares compañeros de escuela o de trabajo en caso de jóvenes. Estos suelen volverse presencia permanente y cotidiana en sus vidas cuando ocurre un suicidio, e incluso tal vez pidan a sus padres el poder 3estar juntos dia y noche por un tiempo. Esto puede ser de ayuda para superar el temor a la soledad y a lo desconocido de la muerte que los abruma.
Ofrézcale hablar cuando quiera e incluso transmítale este ofrecimiento a los amigos con los que está, ellos muchas veces son los que mejor registran la necesidad de apoyo de su amigo/a y pueden pedirla y acompañarlos a buscarla cuando no pueden hacerlo por sus propios medios.

Si se trata de un niño

Cuando hay un niño que experimentó una muerte de un ser querido por suicidio y/o tuvo un suicidio cercano (vecino, docente del colegio al que concurre, alguien famoso que reconoce por la TV) los niños suelen presentar actitudes de distanciamiento y aparente despreocupación del tema. Su modo de expresar la preocupación puede demostrarse más a través de dibujos, escritos, cambios de actitud repentinos. Esto puede ser un signo de alteración de la ansiedad que evidencie la necesidad de ayuda profesional.

Se sugiere en caso de niños y/o adolescentes requerir ayuda profesional aún cuando no presentes signos de alarma y/o riesgo potencial con el objeto de orientarse respecto al manejo de las situaciones de stress y tensión del propio niño/adolescente como también de conductas futuras significativas a tener en cuenta.

La verdad es necesaria para el niño, el adolescente y los adultos. Nada reemplaza el poder saber la verdad sobre la situación, especialmente si se ha transmitido con aprecio, respeto, discreción y dando consuelo y apoyo afectivo sincero cada vez que lo requiera o parezca necesitarlo.
 

FUENTE:
"CAFS Centro de Atención al Familiar del Suicida - Tel. 5411- 4758-2554 - cafs_ar@yahoo.com.ar"
www.familiardesuicida.com.ar